naturaleza

turismo de naturaleza

La riqueza natural de este territorio permite el disfrute de experiencias relacionadas con caminatas a lo largo de la playa o a través de caminos rurales, así como el reconocimiento de los quehaceres de las fincas y las labores del campo con animales y cultivos.

Los dibulleros se enorgullecen de recocerse como el municipio verde de La Guajira gracias a su riqueza en diversidad biológica, representada en su geografía compuesta por mar, ríos, vistas inigualables de la sierra nevada y un territorio fértil en el que, se desarrollan experiencias naturales que pretenden la comprensión y la conservación del patrimonio natural.

Sendero Camino al Lagarto

Este sendero, que recorre los pasos de un camino natural a lo largo de la playa, inicia en La Boca. Un camino que se va transformando con el paisaje que, de un lado mantiene la inmensidad del mar caribe y del otro, ofrece múltiples escenarios de fotografías únicas, gracias a los ecosistemas marino-costeros que se conforman.

Ya sea a paso lento, mientras se disfruta del sonido del mar, o trotando con el arrullo de la brisa, el objetivo de este camino es el pantano, hábitat de reptiles y lugar donde, según los dibulleros, se pueden ver caimanes (Crocodylus acutus), cocodrilos americanos que pueden medir hasta 4.5 metros de largo, que, según la tradición oral, responden al llamado de una persona.

Sendero Camino al Cerro

Este sendero, que recorre las huellas de un camino rural, inicia junto al puente que permite el paso sobre el Río Jerez, en el lugar donde es habitual ver a las lavanderas golpear la ropa con un manduco contra la piedra. Es un camino reconocido por los dibulleros por ser uno de esos lugares que visitaban cuando niños, para recoger mangos.

El sendero, sobre el cual se elevan árboles centenarios que sirven de hábitat para algunas aves que los visitan en ciertas épocas del año, es transitado por los campesinos y pobladores locales, quienes se desplazan a diario a trabajar y transportar los productos que se cultivan y cosechan en la zona.

Al final de este camino, se erige dentro de la vegetación una chimenea construida en ladrillo y cemento que, aunque ajena al paisaje, narra la historia de un antiguo trapiche donde se procesaba la caña.

Homenaje al campesino

Dibulla posee una riqueza en agrobiodiversidad representada en sus recursos naturales, diversos ecosistemas, variedad de semillas nativas y un buen número de fuentes de agua dulce.

Ejemplo de los cultivos de la región es el plátano, considerado el producto insigne del municipio; era muy común oír la expresión si es bueno es porque es plátano dibullero.

Intégrese a los oficios cotidianos de una finca, en la que los campesinos, lo recibirán y orientarán para que colabore en el cuidado de los cultivos, el proceso de cosecha de algunos de los productos y la atención de los animales, mientras aprende sobre la cotidianidad de la vida en el campo.